martes, 24 de mayo de 2011

Manifestus-a-um

Adjetivo latino de tres terminaciones, que, entre otras acepciones, significa "poner en evidencia". También puede querer decir " que da a conocer".
En contra de lo que muchos "pseudo-progres" parecer creer, un manifiesto no es una amalgama de ocurrencias consensuadas por aclamación vociferante en una mal llamada asamblea. Lejos de eso, un manifiesto se origina por lo general en el pensamiento de alguien, y suele conformar de alguna manera un corpus ideológico (o doctrinario incluso) que en no pocas ocasiones desemboca en algún tipo de credo, político mayormente. Muchos de estos manifiestos, cuando han tenido éxito han supuesto una desgracia, históricamente hablando. En tiempos recientes, y obviando antecedentes de siglos ha, que por supuesto, los hay; fueron los militares los que con mayor ardor se apuntaron a eso de "manifestarse". Desde Riego hasta Prim, con mención expresa de los independizadores de las colonias americanas, José de san Martín y Simón Bolívar, muchos fueron los hombres de armas que prefirieron las proclamas políticas al ejercicio de su bélico oficio al servicio de la bandera que les pagaba, ya con una intención o la contraria. El último en dedicarse a tales menesteres.. por ahora, fue un general gallego, bajito y de voz atiplada, que dejó hondo recuerdo en estos territorios.
No solo militares, sino también políticos, se dedicaron a redactar manifiestos (v.g., el manifiesto de Sandhurst, redactado por Cánovas del Castillo y remitido por el entonces joven Alfonso, hijo de su "bendita" madre Isabel II, desde Londres, gracias al cual nos quedamos sin la primera República)
En fin, que con motivos habitualmente espúreos, los manifiestos suelen darse entre gentes de determinada condición, con alguna intencionalidad política por lo común. Pero desde que a los señores Marx y Engels les dió por llamar Manifiesto a su formulación ideológica que postulaba, en resumidas cuentas, la lucha de clases, a muchos bienpensantes modernos les da por llamar "manifiesto" a sus retahílas de reivindicaciones, las cuales no encierran ni por asomo el menor atisbo de lo que se llama "idea". Dicho esto conviniendo en que la mayoría de esas ideas son desastrosas cuando se dan. El fascismo o el racismo son buenos ejemplos de ideas lamentables... pero ideas a fin de cuentas. También la "lucha de clases", que pusimos en práctica en este país a mediados de los años treinta del pasado siglo, fue una mala idea.
La última moda en lo que a manifiestos se refiere parece postular que lo mejor que se puede hacer en los tiempos actuales es no votar. Cierto es que los políticos son seres egocéntricos que vienen a causar bastante repulsión, pero eso es inevitable. Conforman una élite dentro de la cual se eligen entre ellos para conformar unas listas que exigen el refrendo del populacho mediante lo que se llama "votación". Y esta es la democracia que hay en cualquier país civilizado de occidente.
Podría decirse que es lo que hay. Se preconiza ahora, desde las plazas principales del país,y por gentes que poco han tardado en autoproclamarse "el pueblo" (ni que fueran el "Tercer Estado"), que no se vote, y se clama por el advenimiento de algo que llaman "democracia real". Algunos sociólogos dicen andar desconcertados ante el fenómeno de masas provocado por el poder de convocatoria de las nuevas tecnologías a traves de lo que se llaman "redes sociales". Muy propio lo de "redes".. por lo de "caer en las redes". Incluso algún catedrático eufórico compara estos hechos con los del Mayo francés; y hasta ve correlaciones, en el colmo de la frivolidad, con los movimientos revolucionarios de las repúblicas del mundo islámico.
Muy errados andan, a mi parecer, estos señores sociólogos. La capacidad del ser humano de apuntarse a cualquier cosa donde dar rienda suelta a su propio ego, es infinita, y mal haríamos en obviarla. No hay tras ello ningún manifiesto, ni ningún aserto que proceda del mundo de las ideas, sino del más prosaico de la notoriedad colectiva. Lo grave es que lo que se preconiza, el "no voto", es algo éticamente inasumible. No se puede no votar. Es una ofensa a miles de compatriotas que dieron su vida porque pudiéramos hacerlo. En el número 20 de la calle Atocha de Madrid hay una placa. Yo la leí una mañana de invierno de hace veintipico años. Rezaba así: "Aquí lucharon por la libertad, y murieron por defenderla..."

19 comentarios:

Kikko dijo...

Una aclaración, ya que parece que estás en un error. No se ha llamado desde estas manifestaciónes a no votar en ningún momento, aunque es lo que parece se empeñan en hacer creer desde casi todos los medios de comunicación de masas.
Tal vez la confusión provenga de que una de las plataformas que se han adherido a las convocatorias (espontáneas, cabe recordar) es un colectivo que se denomina No Les Votes (ojo!: que muchos se saltan el 'Les'), con ello hacen un llamamiento a no votar a a partidos con cantidatos implicados en múltiples casos de corrupción (y no me refiero a los todavía no demostrados, sino a aquellos con sentencia firme). En Catalunya en concreto ediles de CiU, PSOE y PP en varios Ayuntamientos, y que vuelven a aparecer en las listas.
Lo demás, respetando tu opinión, no deja de ser una argumentación meramente semántica (llámalo como prefieras), y el argumento histórico no me sirve, ya que a pesar de lo que algunos se empeñan en afirmar la Historia nunca se repite.
Únicamente recordar que todo este movimiento es espontáneo y por fortuna ausente de banderas, directorios y/p directrices. Deberías conocerlo un poquito mejor desde dentro, cambiaría tu punto de vista, que intuyo motivado por el desconocimiento.
Hala! Salud, paz y libertad, je, je!

Kikko dijo...

Pero, en realidad el meollo de la cuestión, dialécticas altisonantes aparte, es éste: "Cierto es que los políticos son seres egocéntricos que vienen a causar bastante repulsión, pero eso es inevitable. Conforman una élite dentro de la cual se eligen entre ellos para conformar unas listas que exigen el refrendo del populacho mediante lo que se llama "votación". Y esta es la democracia que hay en cualquier país civilizado de occidente."

¿y te parece bien?
¿hay que tomarlo como algo inevitable?
¿es el estado natural de las cosas?
¿tal vez está dispuesto así por mandato divino?
¿piensas hacer algo al respecto? Yo, en lo que pueda y esté en mi mano, sí

Kikko dijo...

Por otro lado.
Manifiesto, en mi lengua materna es la sustantivización del participio del verbo Manifestar. Independientemente de las varias acepciones que el uso histórico a dado a la expresión, hablando llanamente, es evidente que si manifiesto algo, estoy presentando un manifiesto (algo que se manifiesta públicamente), eso y no más se quiere decir y es lo que prácticamente todo el mundo entiende cuando escucha esa palabra, y es más que evidente su significado. Lo demás son, repito, discusiones semánticas en que parece que importa más la forma que el contenido, y ya sabes que abomino de tales planteamientos dialécticos

Kikko dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kikko dijo...

Más equívocos. Suele ser conveniente tomar precauciones al calificar algo que no se conoce lo suficiente.
No es 'una amalgama de ocurrencias consensuadas por aclamación vociferante en una mal llamada asamblea'. Obviando calificativos peyorativos, de nuevo el desconocimiento provoca el error.
Para empezar, las que denominas 'mal llamadas asambleas' distan mucho de ser una aclamación vociferante (de hecho son escasas las ocasionales -pero inevitables- llamadas al silencio cuando se presenta alguna propuesta, durante casi todo el tiempo la norma es el 'respetuoso silencio', para poder eschuchar claramente lo que se propone). La ideas (no ocurrencias, vuelves a emplear lenguaje peyorativo) se desarrollan en varias comisiones, de libre participación que durante las tardes discuten, proponen y argumentan propuestas. Llegada la tarde/noche se celebra una Asamblea (¿por qué está mal llamada?) nada vociferante, en la que se votan las propuestas mediante un lenguaje de signos pre-acordado. Si existe discrepancia y/o escaso consenso, se devuelve a la comisión correspondiente, para su re-formulación o descarte definitivo. Comprobarás que no se parece en nada a una horda vociferante y/o exaltada, como parece que la pintas. ¿has estado? Otra cosa son las 'caceroladas' y manifestaciones, que se hacen antes de la asamblea diaria.

Esmaliat dijo...

Sé que puedo estar muy errado, pues desconozco las motivaciones y, desde luego, las últimas consecuencias de estos movimientos(que espero que no las tengan, porque sospecho las que pudieran ser), que creo que más que de masas, son ruidosos. Y no por que se respeten los turnos de palabra en las asambleas, sino por el ruído que hacen desde un punto de vista social. además, yo no he dicho "hordas", y el lenguaje es peyorativo según lo entienda el receptor. Sabes que siempre defenderé la licitud de emplear las palabras para intentar ajustar al máximo posible (el cien por cien es imposible) lo que se quiere decir. Yo lo que digo son dos cosas: que un chaval con trenzas y con los calzones caídos lanzando proclamas pueriles del tipo "abajo los banqueros" subido a una tarima megáfono en ristre, me puede caer hasta simpático, pero no hace ningún manifiesto. Y la otra, que para cambiar las cosas hay que empezar por la acción política (¿que es eso de "apolítica"?)y ésta empieza por votar en las elecciones, y luego más. Lo que no se puede hacer es no votar a un partido porque haya corruptos (trincones los hay y los habrá) Hay que avanzar sobre lo construído, porque costó mucha sangre, y eso es lo que se olvida, (y me duele que se olvide).
P.D. Yo soy de los que pensamos que la Historia se repite.
P.D. 2: Me congratulo y me solidarizo con la gente que de buena voluntad quiera intentar cambiar las cosas que estan mal (pero que no ataquen a las que están bien)
P.D.3: La lengua materna de todos nosotros es el Latín

Esmaliat dijo...

Kikko:Sobre lo de "Asamblea": entendiendo ésta como un grupo de personas que se reúnen para debatir sobre algo, valga el término. Yo, en el artículo, que intentaba hacer una breve pincelada sobre la teoría política de lo que es un "manifiesto", tomé el término asamblea en su sentido político, esto es: un órgano constituído al objeto de asumir total o parcialmente el poder legislativo. Igual no encuadré bien la acepción a que me refería.
P.D. Me gustan estos argumentos "cañeros" y bien fundamentados. A ver que te parece mi próxima entrada.

Kikko dijo...

Entendidas las aclaraciones, pero de nuevo (siento ser pesado) me da la impresión de que hay inexactitudes en tu percepción, sin duda, efecto del afán simplificador y con clara intención de ridiculizar, a base de tópicos y prejuicios una manifestación molesta y, tal vez 'peligrosa' no sé si intencionada o no por parte de la mayoría de medios de... "¿información?".
Me voy a atrever, a riesgo (gravísimo) de errar, a puntualizar las inexactitudes en la percepción que creo que tienes de ésto. Evidentemente sólo desde el punto de vista de la 'acampada' de Barcelona, que es la que conozco.
1.-No es correcto definirlo como chavales con trenzas y con los calzones caídos lanzando proclamas pueriles, que haberlos haylos, y es lógico y yo diría que hasta positivo, pero, en serio, ni siquiera son una mayoría apreciable. Viene gente de toda edad y condición: estudiantes, parados, amas de casa, jubilados, familias con sus hijos, profesores, abogados, artistas... y también, y muchos, jóvenes, claro, hippies de postal y de los otros, pijos, universitarios, 'progres', punkies, 'heavies' y toda la fauna que el afán de simplificar y los prejuicios puedan generar. En serio, a ver si encuentro por los internetes un video de una de las asambleas para que le eches un vistazo.
Es evidente que algunas (sólo "algunas", deberías, insisto, oir alguna asamblea, al menos de las que he asistido aquí) de las alocuciones son simples, básicas, (pero, ¿acaso hacen otra cosa nuestros 'respetables' políticos?) hay (había) alguna gente que sube y lanza proclamas revolucionarias y chorradas así (más que nada los primeros días, y durante el fin de semana donde se unió todo tipo de 'fauna' pintoresca y varios reventadores, intencionados o simplemente bromistas, por fortuna, va decayendo, han visto que no pintaban nada y la mayoría no les hacía ni caso). Pero es necesario, desde mi punto de vista oir y promover la participación activa de todos. No se es más sabio, necesariamente, por ser más... ¿leído?. No sé, dudo que la mayoría de nuestra clase política sean más inteligentes que la media de todos los que están (estamos) participando en esto.
Básicamente somos gente que pensamos que hay que dar un paso firme hacia un cambio de modelo, no sé si somos muchos o sólo ruidosos, como dices, pero me siento identificado con una parte significativa del planteamiento. Y las herramientas de actual sistema no sirven para el cambio profundo que necesita.

Kikko dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kikko dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kikko dijo...

(continúo en éste, que 'blogger me ha dicho que no acepta comentarios tan largos, ja, ja!)
Los partidos asentados han instaurado su burocracia, blindando sus privilegios, asegurando el bipartidismo -gracias a una delirante ley electoral-, agravado por el hecho de que los estados-nación tradicionales no tienen capacidad de actuación frente al enorme poder de las grandes corporaciones multinacionales, que no existían cuando éstos se conformaron. Como ya apuntaba en comentarios de mi anterior 'post' (premonitorio!) creo que el sistema político por el que nos regimos está basado en una situación social que no es la contemporánea, pero la clase política acomodada, no permite reformarlo.
Ya sé que esto puede parecer peligroso, como bien apuntas, pero la crisis no es económica (no sólamente económica), es sistémica, y la crisis social, inevitablemente está llegando.
Y, sobre todo, o además, también es la gente cabreada por el robo legal y continuado de los bancos y empresas (si, si!, ese "abajo los banqueros", no es sólo un mensaje simplista!). No es de recibo que se inyecten miles de millones a las grandes bancas para que sigan repartiéndose beneficios desde las arcas del estado, y que encima vengan hablando de ahorro y recortes en gasto público. No es mensaje simplista, repito, es ético, y TU deberías ser, por tus circunstancias personales uno de los más cabreados al respecto (siento desilusionarte, pero dudo que un cambio en el partido gobernante arregle éste hecho, ya he dicho que no tienen poder real).
Bueno me estoy extendiendo en demasía, sólo quería hacer otra puntualización (otra, a mi parecer, percepción errónea) En ningún momento, al menos desde el movimiento que yo conozco, se ha dicho ni se pretende que ésto sea un movimiento 'apolítico'. De hecho, para mi y para casi todos los implicados que conozco en serio en ésto, es la primera vez en mi vida que siento que estoy haciendo política de verdad, participando, aportando algo más que un voto que se han encargado de que sea inútil (a no ser que vote a PP PSOE o CiU, claro) gracias a nuestra 'bendita' ley electoral.

Kikko dijo...

P.D.: Me alegro de que, al menos, haya servido para resucitar tu blog. C.ñ.!, algo positivo tenía que tener ¿no?

Kikko dijo...

Y sigo, y sigo.
Aparte de mi desacuerdo a ciertas apreciaciones que haces, tienes razón en varias, como en la 'compulsión humana a la notoriedad colectiva' que mueve a algunos, y, por supuesto, en la respetabilísima y necearia defensa de algo que ha costado mucho esfuerzo -y sangre, como bien dices- lograr.
No estoy, habrás deducido, por la 'revolución' (aparte de que, hoy dia, es impensable, no se dan las circunstancias, no estamos en el 36) pero sí por la reforma, pero una reforma MUY profunda, en la que quizás hay que pinchar más que con los simples refrendos institucionales. No son suficientes, creo que ya he argumentado por qué no me lo parecen.

Esmaliat dijo...

Está muy bien luchar por una sociedad mejor, no porque a uno le vaya mejor en la sociedad.
Las asambleas (que en origen eran los centros de poder de las tribus) deben tener un poder decisorio para ser tales asambleas. Si no, carecen de sentido.Y por último...¿un cambio de modelo, qué implica exactamente? Saludos.
P.D. En mi próximo comentario, hablaré de reformas

Kikko dijo...

Bueno, pues es lo que se está tratando de concretar en las comisiones.
A ver, pienso que no hay que confundir los términos. Esta, digamos mal llamada, 'asamblea', (para entendernos) no pretende, creo -habrá otros que crean otra cosa, allá cada cuál- tener capacidad de decisión sobre nada (faltaría más, vaya absurdo). Únicamente agrupa un colectivo de gente que quiere protestar porque hemos llegado a la conclusión de que los políticos profesionales, adheridos a los partidos del actual sistema, ni escuchan ni van a hacer nada por servir al ciudadano, sino sólo a los dictados de los grandes capitales, y queremos hacernos oir, porque existimos desde hace mucho, pero o no es visible este desencanto o directamente se ríen de él.
Y lo único que estamos discutiendo es, primero, qué es lo que pensamos que se debe cambiar (y por qué pensamos que es muy difícil reformar el sistema por el canal 'habitual' del voto a partidos políticos burocratizados, apoltronados, deudores de intereses de capitales, con candidatos que surjen de listas cerradas creadas en las alcantarillas de las luchas internas de poder de los partidos. Y, segundo, qué propuestas vamos a plantear, como líneas de avance en la reforma de un sistema a nuestro parecer, no sólo imperfecto, sino ineficaz y profundamente injusto.
Y sobre todo mostrar que somos muchos los que estamos cabreados y desencantados de la forma de actuar de los políticos y de su manera descarada de servir más a los intereses de los grandes capitales que a los de los ciudadanos. Esto se suponía que deberían de haberlo sabido, pero parece que se hacen el sordo, ignoran el desencanto, la alta desafección desde hace años por todo lo que significa la política de los partidos 'tradicionales' (sea lo que sea eso, seguro que no me estoy expresando con propiedad). Parece que les da igual, es por eso que no es cierto que se haya pedido la abstención, más bien lo contrario, el voto realmente reflexivo y en 'conciencia' (incluída, por supuesto, la opción de la abstención), y justo antes de las elecciones nos hemos hartado de hacer divulgación de lo que supone cada opción, para que cada uno optara por el análisis reflexivo del significado de su voto (algo así como lo que comenta el amigo Sampedro en el post que acabo de poner en 'El eje') No dejarse llevar por la 'simpatía' del candidato, ni por el falso 'voto útil' (me da la risa esa expresión) ni por el 'voto de castigo' (similar al anterior, juas!!)....

ismo dijo...

Tras leeros creo que puedo estar de acuerdo con ambos. La percepción de lo que está sucediendo puede ser muy distinta porque es un movimiento bastante heterogéneo y, según la cara de ese movimiento con la que te hayas encontrado, puedes tener una opinión muy diferente. He escrito algo sobre ello en mi blog, así que os remito allí si os interesa leerlo.

Sí me gustaría discutir aquí lo adecuado de votar o no hacerlo y, en ese sentido, recordar lo obvio: que el voto es una opción constitucional, es decir, una alternativa contemplada por el propio sistema, que prevé así la posibilidad de que alguien decida, por ejemplo, que el sistema no merece su apoyo incondicional. Esa es la grandeza de la democracia ¿no? Admite su propia discusión, incluso desde un punto de vista argumentalmente extremo siempre que eso no signifique caer en el error de la lucha violenta, la revolución, el golpe de Estado. Eso es la abstención: un argumento extremo.
Aunque no siempre. A veces la abstención es simplemente el hastío de quien decide que, a falta de opciones políticas de su agrado, es mejor no dar su confianza, ni su tiempo, a nadie que no la merezca... y el hastío le puede llevar -es comprensible- a no ejercer el voto en lugar de votar en blanco. Yo puedo comprender esa postura, entre otras cosas porque también me he visto obligado a ser miembro de una mesa electoral después de ser sorteado en un bombo, más o menos de la misma forma que se sorteaban los reemplazos de la antigua mili. En definitiva, he sido obligado, a mi pesar, a prestar mi tiempo a la democracia y no veo por qué la democracia no puede hacer el pequeño sacrificio que suponga, en otra ocasión, que yo no le regale el tiempo indispensable para ir a votar. Mi propia pareja, porque el bombo no discrimina quién paga el pato, fue llamada a una mesa cuando un familiar cercana estaba en la UVI; a la preocupación personal del momento tuvimos que añadir otra, dictada por la bendita, ecuánime y solidaria ley electoral.

En cualquier caso, si esa justificación no gusta, tampoco es la única. Otra de más calado es pensar que, al contrario que lo que propones, votar no es un compromiso ineludible con las generaciones pasadas. Pensarlo es caer, en ese caso, en una red. Cierto que alguien en el pasado luchó por la democracia pero eso, a mi entender, no es motivo para que yo preste a esa democracia -a esa, no a cualquiera, no a la democracia como concepto- un apoyo incondicional. Definitivamente no creo en los héroes y pienso que quienes lucharon no lo hicieron necesariamente por motivos altruistas (algo de razón tendré si observamos en qué se convirtieron algunos de ellos y en qué convirtieron aquella Constitución de 1978, cargada de buenas intenciones).

Por otra parte, no votar puede suponer un serio toque de atención hacia una clase política que, a veces, raya peligrosamente en los límites de lo que no sería una democracia. El mensaje no puede ser más claro: si dejáis a la democracia desprovista de sentido, puede que mi fe se agote. Es un serio aviso que puede tener una sana intención. No votar no siempre es sinónimo de nostalgia por el totalitarismo sino, muy al contrario (e insisto, como prevé la propia democracia) un serio ejercicio de responsabilidad política.

Dicho lo cual, yo también me alegro de que este blog haya recuperado su actividad. Un saludo.

Esmaliat dijo...

Ismo: como está la cosa, no me extraña que se líe. Pero yo digo que hay que pensar las cosas. Dicen por ahí que esto es la "spanish revolution". Y yo me pregunto.¿saben lo que dicen los que hablan de revolución? Un saludo.

ismo dijo...

Buena pregunta. Yo creo que muchos de ellos no lo saben (igual que muchos votantes tampoco saben realmente qué están votando).

En cuanto al concepto "revolución", comparto plenamente tus reservas. Las revoluciones, de acuerdo a la definición común, acarrean siempre procesos violentos y casi siempre sangrientos. Por no decir -lo expresas claramente en tu entrada sobre la reforma agraria- que suelen desembocar en una situación muy parecida a la que pretenden corregir. Por principio creo que un proceso reflexivo de cambio siempre es mejor que uno presuroso y visceral y, además, frecuentemente, a la larga, suponen un cambio más radical los primeros que los segundos. Se podría decir que el reformismo es más revolucionario que la revolución misma.

Kikko dijo...

'Spanish Revolution' es una denominación que considero más que desacertada.
Dicho ésto, hay otros aspectos de los que discrepo, no olvidemos que éste es un movimiento poliédrico, y no tiene una sola voz. Un problema y una virtud al mismo tiempo. Pero es tiempo de sopesar los puntos de encuentro, y debatir sobre las discrepancias.
Si hubiesen pesado en mi los puntos que no comparto de todo lo que se dice y manifiesta, hubiese dejado de dar mi apoyo a todo esto el primer día, pero he concluido que merece mi apoyo, porque es mucho más importante lo que significa, la manifestación pública y activa de un malestar muy extendido, y que la clase dominante sabía que existía pero ha despreciado siempre, porque nos cree incapaces de reaccionar. Ah, pero eso se acabó!!